Una modesta propuesta ante el debate sobre el proyecto de ley trans

Es noticia en todos loe medios la existencia de lo que se describe como el enésimo enfrentamiento entre los socios del gobierno de coalición: ahora, en torno al proyecto de ley trans. Detrás de ese enfrentamiento -a nade se le oculta- subyace una profunda confrontación entre lo que hasta ahora ha sido el mainstream del feminismo y la posición que impulsa el movimiento queer. Escribo esta nota en el blog para recordar una precaución elemental que parece que estemos perdiendo de vista. Y aclaro que la escribo no solo como profesor de filosofía del derecho sino también en mi condición de senador, miembro del Grupo Parlamentario socialista en el Senado: creo que nos hace falta una ambiciosa tarea de pedagogía.

Primero, pedagogía dirigida a nosotros mismos, sobre cómo gobernar (y legislar) cuando se sostiene una coalición, que no es lo mismo que cuando hay un gobierno monocolor.

Además,esa pedagogía hay que trasladarla a los propios medios de comunicación, que en gran medida siguen con la lógica de que la única noticia es el conflicto, y no informan tanto del objetivo negociado y común.

Y, desde luego, pedagogía hacia la ciudadanía: que puede verse sorprendida por la visibilidad de las diferencias y aun incluso enfrentamientos, como los que escenifican las intervenciones -a veces muy desafortunadas- de algunos voceros y voceras. Debemos ser capaces de explicar a los ciudadanos que eso es lo normal cuando se negocia. Y que lo más importante es conseguir el objetivo común en el programa de gobierno y de legislatura, que es de coalición: no dejar a las personas atrás significa mejorar la garantía de derechos. En esta ley, en la de eutanasia, en todos los demás instrumentos normativos que nos hemos comprometido a impulsar

Vuelvo a la precaución que me parece que debemos tener presente: en este, como en cualquier debate que tomemos en serio, es necesario ante todo tratar de escuchar todos los argumentos.

Yo soy de los que enfatizan que, sin los recursos técnicos acuñados por la cultura de la seguridad jurídica entendida en el sentido propio de la tradición del Estado de Derecho, que llega al Estado constitucional y que incorpora la referencia ineludible al Derecho internacional de los derechos humanos, no se puede defender bien los derechos. Y eso es algo fundamental en una ley cuya razón de ser es garantizar los derechos de una minoría tan subor-discriminada como las personas Trans. Creo que esa es la posición que apunta la vicepresidenta primera del Gobierno

Pero eso quiere decir también que hay que escucharles, hablar con esas personas y con quienes recogen sus argumentos.

A mí me parece de utilidad, por ejemplo, volver a leer el libro de Fani Grande, <Jo soc aixi i aixo no es un problema> , en el que, junto a diferentes entrevistas con ersonas trans, se incluye una conversación que mantuvimos ambos, sobre transexualidad y derechos.

Y también a la entrevista de Sabela Rodríguez a Boti García que se publica hoy, en Infolibre y cuyo enlace se encuentra al final de estas líneas

Y luego, seguimos debatiendo.

El texto de la entrevista se puede consultar en este enlace:

«La oposición a la Ley Trans me recuerda a la del matrimonio igualitario, pero ahora tampoco habrá ninguna catástrofe» https://www.infolibre.es/noticias/politica/2021/02/05/entrevista_boti_garcia_rodrigo_lgtbi_ley_trans_116329_1012.html?utm_source=twitter.com&utm_medium=smmshare&utm_campaign=noticias&rnot=1052572 a través de @_infoLibre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 8 11 ?