“Cultura para Todos” (Cartelera Turia, nº2782, 26 mayo 2017)

Conocemos –y en esta Cartelera Turia se ha denunciado con argumentos contundentes- el erial en que el Gobierno Rajoy ha convertido la política cultural en España, sumergida entre la irrelevancia y el acoso. A los dirigentes del PP les parece que eso de la cultura no da para un Ministerio, y cada Secretario de Estado titular de la competencia parece más decidido que el anterior en mostrar los dientes y salir corriendo. Eso sí, no sabemos muy bien si corriendo para que la cultura no le pille, como se decía en broma de Esperanza Aguirre, o corriendo en persecución de todo aquel que reivindique el papel de lo público en el ámbito cultural. De ahí los rasgos que definen el modelo cultural Rajoy: acoso laboral y tributario a los creadores, lógica cainita contra el cine, errática política museística, desprecio por el teatro, abandono de las bibliotecas públicas y demás extraordinarias contribuciones, en las que siempre sobresale su ocurrente ministro de Hacienda, cuyo bagaje cultural revela, según podemos constatar en sus salerosas intervenciones parlamentarias, un encefalograma cultural plano. Sabemos bien la coartada: en eso de la cultura, mercado y más mercado, y nada de subvenciones y mamandurrias a chupópteros seudointelectuales y artistas de andar por casa. Salvo que sean de esos que están dispuestos a cantar las glorias del Gobierno y de la España imperecedera.

Lo que no conocíamos –algunos, pobres de nosotros- es lo que se nos venía encima en caso de que Doña Susana Díaz encabezara la oferta socialista, como secretaria general y candidata a La Moncloa. Hablo de la lideresa de la socialdemocracia a la altura de los desafíos globales y ejemplo de modernidad racional, al decir de los corifeos editorialistas de El País, economistas platónico-heracliteanos (qué hallazgo, Jose Carlos Díez!) e intelectuales exquisitos, como el Sr Amón, que lo mismo dedican dos planas de su periódico a glosar la figura de un matador de toros que emborronan otra para hacer análisis político de altura, y clavar banderillas, puyas y estoques al morlaco Pedro Sánchez. Pues bien, la propuesta cultural de su programa hace de Rajoy y Montoro algo así como Masaryk o Havel. Lean: “Asia tiene excelentes playas, por lo que los turistas asiáticos que vienen a España buscan cultura…las actividades culturales contribuyen a mejorar la imagen de la Marca España…esto permitirá que los españoles podamos tener una mayor oferta cultural de más calidad y dará una solución a nuestros creadores que han sufrido especialmente la crisis”

Y aún siguen sorprendidos por el hecho de que no se haya producido una victoria arrasadora de la racial trianera…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 15 9 ?