HIGH NOON

Quienes vivimos su estreno en España, la conocimos como “Solo ante el peligro” y nos entusiasmamos con esa historia que parecía escrita para Gary Cooper y en la que debutó con 22 años Grace Kelly, en unas circunstancias (por ej., la relación con Cooper, de 50 años) y en un papel que, por azar, albergaban ya no pocos elementos de los que marcarían su carrera y aun su vida. Mientras los niños soñábamos con ser ese héroe solitario abandonado por todos y a la postre superviviente digno, mientras silbábamos el tema de la película, Do not Forsake me, de Dimitri Tiomkin, que se hizo inmensamente popular, se nos escapaban las claves, claro. La primera, que explicó muy bien André Bazin en un artículo de 1955 en Cahiers de Cinema en el que acuñó la categoría “superwestern” (western que añaden tramas ajenas), es el hecho de que el guionista y coproductor con Stanley Kramer, Carl Foreman, era investigado por el Comité de Actividades Anti-americanas mientras escribía el guión y de hecho fue citado a comparecer en coincidencia con el comienzo del rodaje. Por eso. la historia en buena medida es una metáfora de ese negro episodio de los EEUU y también de Hollywood, porque Foreman, como el sheriff Will Kane, vivió el abandono y aun el rechazo de muchos de sus compañeros.

¿Es Pedro Sánchez una suerte de Will Kane? Hay algunas razones que podrían abonar la interpretación. Su peripecia en el partido –abandonado por la duquesa y sus barones-, la apostura/terquedad del héroe con destino trágico, pues se enfrenta a una tarea imposible y casi suicida para su futuro político, mientras a su alrededor tratan de marcarle la hora y aun de adelantársela…Pero esa épica quizá forma parte de la teatralización del intento de investidura y al decir de muchos, se revelaría más bien como cálculo deliberado de rentabilidad, pues podría ofrecerle ventaja (“lo intentó”) en caso de unas nuevas elecciones.

No está tan solo Sánchez, aunque no le acompañen la mayoría de sus ayudantes/señores, y aunque no se sepa si quienes parecen diputarse su compañía –Albert Rivera y Pablo Iglesias, como Grace Kelly y Katy Jurado- en realidad tienen más peligro que el supermalo Henry Miller (Rajoy) y su grupo de forajidos, entre los que, por cierto, debutaba también en escena Lee van Cleef. Y así, pasamos ya dos meses entretenidos en nuestras cosas, mientras ahí fuera, el mundo sigue girando ajeno a nuestras cuitas, como casi siempre, pero dictando nuestro verdadero destino, aunque lo ignoremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 3 11 ?